Las bibliotecas escolares CRA: una experiencia desde la infancia hasta la actualidad

“Leer sirve para encontrar fuera de sí palabras a la altura de la propia experiencia, figuraciones que permiten poner en escena, de manera distanciada o indirecta, lo que se ha vivido, en particular los capítulos difíciles de cada historia”.
(Michèle Petit. Leer el mundo, 2015)
Antes de mencionar cualquier tipo de comentario, quisiera rescatar la gran labor que el CRA ha desarrollado en sus más de 20 años en Chile. Las bibliotecas escolares como centros de recursos para el aprendizaje nacieron el año 1994, el mismo año en el que yo me incorporé al sistema educativo chileno (1ro básico), por lo que puedo decir que fui testigo de su implementación desde sus inicios. Recuerdo el espacio de la biblioteca como un lugar precario. No todos los estantes y repisas estaban llenos de libros, había vacíos. En el ciclo básico, ni las profesoras, ni los directivos, ni los padres hacían nada para que los alumnos asistiéramos a ese lugar. Luego, avanzando los años, ese espacio fue creciendo. Los libros ya no tenían una única ubicación dentro de las repisas, sino que también se encontraban en mesas para que pudiéramos observar las portadas y junto con eso los títulos y las ilustraciones que cada libro presentaba. Además, a partir de 5to año básico, teníamos la posibilidad de ir solos a la biblioteca, hacernos socios, y sacar libros para préstamo domiciliario. Ese fue un momento decisivo para varios de nosotros, ya que nos sentíamos más “adultos”, nos otorgaban un poder y una responsabilidad que se representaba en un cartón plastificado con una foto tamaño carnet.
Al principio, fue una desesperación por sacar libros. Los leía lo más rápido que podía para poder sacar más (solo podíamos sacar uno). Ese tiempo coincidió con la edad en que uno lee todos los Papelucho, así que la ansiedad por pedir libros era aún mayor. Ya más grande, ocurrió un “bajón”. En la biblioteca o no había libros para nosotros (ahora jóvenes) o simplemente nadie nos guiaba para seguir asistiendo con ese entusiasmo que se fue perdiendo en el tiempo.
De todos modos, la biblioteca como espacio de lectura iba creciendo cada vez más. Muy pronto observamos un logo CRA. El círculo amarillo era distintivo de una zona diferente a las salas de clases cotidianas. Ahora lo que faltaba no era ni el espacio, ni los libros, era un bibliotecario(a). Recuerdo que un profesor de historia se hizo cargo de la zona CRA, pero solo de forma presencial, pues todos sabíamos que no era un especializado lector y nadie se atrevía a pedirle recomendaciones, menos aún, un libro para la casa. 

Más allá de mi experiencia como alumna y parte del público de la biblioteca escolar CRA, creo que el intento por crecer nunca faltó. Hoy, como profesora de lengua y literatura, observo este espacio desde otra óptica, pero también lo veo más nutrido, más abierto, en otras palabras, más accesible.
Después de leer “20 años de Bibliotecas Escolares CRA” he podido recordar todo lo que mencioné anteriormente como usuaria de la institución. Ahora, con más ojo crítico, me quedan varias dudas: 

1. Se han implementado “bibliotecas de aula” ¿hay algún estudio que monitoree u observe el uso que se les da? 

2. ¿Se ha tratado de intervenir en el currículum para que el CRA sea utilizado no sólo por los profesores de Lenguaje sino que se explicite su uso a todas las asignaturas? 

3. En mi experiencia, he visto que las bibliotecas siguen siendo un lugar con carga negativa de parte del equipo directivo de los establecimientos, es decir, en el espacio de CRA se deja a los atrasados (sin poder tocar libros), se toman pruebas atrasadas, etc. Fomentando el uso de la biblioteca para acciones en contra del fomento lector. ¿se ha visto alguna acción concreta para remediar esto?

 4. ¿Se ha estudiado la posibilidad de formar bibliotecarios CRA, en lugar de docentes coordinadores?
Ante todo, lo que ha logrado el CRA es magnífico. Se evidencia un espíritu real por querer que las cosas avancen. Esto último se demuestra en la gran cobertura de bibliotecas a lo largo de todo Chile en tan poco tiempo. 

Con el nombre de “Bibliotecas CRA” se han editado varios textos que pueden ayudar tanto a profesores como a mediadores:

*Ver para leer. Acercándonos al libro álbum

Ver para leer me ha parecido un texto de mucho valor. Lo equiparo a una capacitación completísima acerca de cómo aprovechar el libro álbum en las salas de clases o en los espacios CRA. Me parece que este recurso aún no se implementa tanto y que los docentes, mediadores y bibliotecarios pueden abrir posibilidades reales de fomento utilizándolo.

Sin embargo, me queda la duda del destinatario de este texto, es decir, se apoya a los docentes a utilizar adecuadamente el libro álbum, pero ¿se sabe si el cuerpo docente ha accedido realmente a este material?
Al ser un texto grande y de contenido complejo, que debe ser leído con tranquilidad, que debe apoyar las planificaciones de clase ¿se sabe si los docentes o bibliotecarios lo han leído, al menos, una vez?
*
 Leamos juntos. Orientaciones para fomentar la lectura en familia

Pienso que este texto cubre y responde muchas interrogantes que los padres tienen en
casa.
¿Cómo hago que mi hijo lea?; ¿y si no quiere leer?; ¿y si yo no le sé responder?
Es un texto lleno de información útil, pero me queda la duda ¿los padres saben que existe? ¿Quiénes son los encargados de difundir este material en las instituciones educativas?
Infiero que los encargados CRA reciben y leen este material, pero ¿son ellos los que transmiten este mensaje a los padres? ¿Son los docentes?
Lo que más me ha gustado de este libro es la narración experiencial como madre y como hija de Constanza Mekis. Se sabe que la única forma de hacer que alguien se contagie con las ganas de leer es la pasión de un buen lector y en este testimonio se representa a la perfección. Quizás los padres de hoy no lo saben y sería buena idea transmitir testimonios de este tipo a todos los padres, a modo de propaganda, folletos, poster, etc. que no solo estén en los espacios CRA si no que en zonas estratégicas donde los padres estén presentes.

* A viva voz. Lectura en voz alta

Este es el más reciente de los textos de la colección CRA.
No hay duda de que las experiencias de lectura en voz alta fortalecen los aprendizajes de los alumnos y, al mismo tiempo, el placer por leer y escuchar una buena historia.
A viva voz es un material riquísimo, puesto que entrega herramientas para realizar este tipo de lecturas en el aula, desmitifica creencias que pueden tener los docentes con respecto a estas experiencias y aconseja un antes, durante y después de la lectura.

Lo más valioso es la selección de lecturas que se presentan, adecuadas para leer en voz alta. Son lecturas de calidad literaria que han sido elegidas por profesionales en la materia y que el docente puede implementar en distintos niveles educativos.
Aquí me queda una duda parecida a los textos anteriores:

¿Se ha realizado un seguimiento del uso de este material? Si los establecimientos los han implementado, ¿se sabe de aquellas experiencias? ¿Los bibliotecarios, encargados CRA y docentes tienen alguna plataforma donde alojar estas experiencias?

Finalmente, pienso que las bibliotecas escolares están cumpliendo su misión. Se ha dado cobertura a la totalidad de establecimientos públicos y particulares subvencionados del país. Se ha entregado material seleccionado de gran calidad y han apoyado con material didáctico que puede adaptarse a casi cualquier contexto. Creo que después de esto último vienen nuevos desafíos. Es importante que los estudiantes sientan que los espacios CRA están al servicio de ellos, por lo que se deberían realizar actividades dentro de estos espacios, utilizando los materiales disponibles, como por ejemplo: Que ellos mismos sean cuentacuentos de los niveles inferiores, que aprendan a leer el libro álbum, que realicen exposiciones de los temas de su propio interés, que realicen escritura creativa, entre otras actividades, que les permitan compartir sus lecturas y sus experiencias culturales, en definitiva, que hagan del espacio CRA su propio espacio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s